martes, 10 de noviembre de 2009



El sistema circulatorio puede verse afectado por los malos hábitos de vida, tanto en la alimentación como en la actividad física, ya que ambos repercuten en cómo el organismo tiene energía para transportar la sangre que el cuerpo necesita.
Estos consejos para cuidar el sistema circulatorio son ideales para hipertensos, cardíacos y personas con
colesterol alto, ya que pueden ayudarlos a prevenir episodios graves para su salud.



1. Mantener una dieta sana a base de frutas, verduras, legumbres,
cereales, aceite de oliva, con poca carnes grasas, poca fritura y pocos embutidos. y consumir abundante agua.

2. Optar por las castañas tostadas de postre en la época invernal, ellas estimulan el riesgo sanguíneo cerebral.

3. Cuidar las posturas: no estar mucho tiempo de pie sin caminar, arrodillarse lo menos posible y no estar muchas horas sentado.



4. Dormir con las
piernas levemente elevadas, con 1 o 2 almohadas en los pies, favorece el retorno la circulación de la sangre.

5. Realizar una actividad física al menos 3 veces a la semana para reactivar el flujo de sangre, son buenos ejercicios caminar, bailar, nadar o andar en bicicleta.








6. Cuidar la temperatura del cuerpo, no exponerse a aguas muy frías o calientes en la ducha o al salir de la casa.

domingo, 8 de noviembre de 2009

APARATO CIRCULATORIO

videos muy interesante sobre como funciona el corazón.

video

BUENA WEB!!!

!MUY DIDACTICA!

martes, 3 de noviembre de 2009

♠La SaNgRe♠

COMPOSICIÓN DE LA SANGRE

GLOBULOS ROJOS



Los glóbulos rojos, o células rojas de la sangre, tienen forma de discos redondeados, bicóncavos y con un diámetro aproximado de 7,5 micras. En el ser humano y la mayoría de los mamíferos los eritrocitos maduros carecen de núcleo. En algunos vertebrados son ovales y nucleados. La hemoglobina, una proteína de las células rojas de la sangre, es el pigmento sanguíneo especial más importante y su función es el transporte de oxígeno desde los pulmones a las células del organismo, donde capta dióxido de carbono que conduce a los pulmones para ser eliminado hacia el exterior.




GLOBULOS BLANCOS


glóbulos blancos de la sangre son de dos tipos principales: los granulosos, con núcleo multilobulado, y los no granulosos, que tienen un núcleo redondeado. Los leucocitos granulosos o granulocitos incluyen los neutrófilos, que fagocitan y destruyen bacterias; los eosinófilos, que aumentan su número y se activan en presencia de ciertas infecciones y alergias, y los basófilos, que segregan sustancias como la heparina, de propiedades anticoagulantes, y la histamina que estimula el proceso de la inflamación. Los leucocitos no granulosos están formados por linfocitos y un número más reducido de monocitos, asociados con el sistema inmunológico. Los linfocitos desempeñan un papel importante en la producción de anticuerpos y en la inmunidad celular. Los monocitos digieren sustancias extrañas no bacterianas, por lo general durante el transcurso de infecciones crónicas.




PLAQUETAS


Las plaquetas de la sangre son cuerpos pequeños, ovoideos, sin núcleo, con un diámetro mucho menor que el de los eritrocitos. Los trombocitos o plaquetas se adhieren a la superficie interna de la pared de los vasos sanguíneos en el lugar de la lesión y ocluyen el defecto de la pared vascular. Conforme se destruyen, liberan agentes coagulantes que conducen a la formación local de trombina que ayuda a formar un coágulo, el primer paso en la cicatrización de una herida.

*♥* NuEsTrO SiStEmA cIrCuLaToRiO*♥*



♥EL♥SISTEMA♥CIRCULATORIO♥



El sistema circulatorio tiene la misión de entregar continuamente oxígeno y alimento a las células para que puedan funcionar bien y mantenerse vivas. También es la vía por la cual las células se deshacen del dióxido de carbono que queda luego de que realizaron estas funciones.
El sistema circulatorio está formado por:


Arterias: su función es llevar la sangre desde el corazón hasta los tejidos. Está formada por tres capas, una capa media de fibras musculares lisas rodeada de dos capas de tejido conectivo; por dentro de ella se encuentra una capa muy delgada de células que constituyen el endotelio.

Venas: restituyen la sangre de los tejidos al corazón. Al igual que las arterias, sus paredes están formadas por tres capas pero son de menor espesor, sobre todo al disminuir la capa del medio. Las venas tienen válvulas que hacen que la sangre fluya desde la periferia hacia el corazón o sea que llevan la circulación centrípeta.




Capilares: son vasos microscópicos situados en los tejidos, que sirven de conexión entre las venas y arterias; su función más importante es el intercambio de materiales nutritivos, gases y desechos entre la sangre y los tejidos. Sus paredes se componen de una sola capa celular, el endotelio, que se continúa con el mismo tejido de las venas y arterias en sus extremos. La sangre no se pone en contacto directo con las células del organismo, sino que éstas son rodeadas por un líquido intersticial que las baña; las sustancias se difunden desde la sangre por la pared de un capilar por medio de poros que éstos tienen y atraviesan el espacio ocupado por líquido intersticial para llegar a las células. Las arterias antes de transformarse en capilares son un poco más pequeñas y se llaman arteriolas y cuando el capilar pasa a ser vena nuevamente hay un paso intermedio en el que son venas más pequeñas llamadas vénuelas.




Corazón: ubicado en la cavidad toráxico, este órgano muscular hueco recibe sangre de las venas y la impulsa hacia las arterias. El corazón humano tiene el tamaño aproximado de un puño, es de forma más o menos cónica y se localiza por detrás de la parte inferior del esternón, desplazado hacia el lado izquierdo. El corazón se mantiene en esta posición gracias a su unión a las grandes venas y arterias.